Trabajadoras de Foxconn en China huyen de la fábrica masivamente

publicado en: Noticias | 0

 

Este pasado mes de octubre hubo un brote de COVID-19 en la fábrica de Foxconn, en Zhengzhou en China, el mayor complejo que produce Iphones para Apple, el cual alberga diferentes plantas de producción. En ese momento, un portavoz del proveedor de Apple dijo que el impacto era controlable y que las condiciones en la fábrica eran estables. Sin embargo, la empresa priorizó mantener la producción, en lugar de proteger a las trabajadoras del brote. Esto desató un mayor contagio, al que la empresa respondió con medidas de confinamiento muy estrictas.

El lunes 7 de noviembre, The Wall Street Journal publicó un informe basado en entrevistas de más de dos docenas de trabajadoras de Foxconn y sus familiares, y los anuncios de la compañía en su cuenta de WeChat.

Empleadas alegaron que empezaron a cumplir cuarentena el 7 de octubre, y que no pudieron salir de su unidad de producción durante 27 horas, hasta que las trasladaron a un nuevo bloque de dormitorios del complejo, donde guardaron cuarentena durante unos días. Las trabajadoras se quejaron de la falta de aprovisionamiento de comida y de medicamentos por las personas contagiadas. La situación llegó a tal extremo que, el 28 de octubre, muchas decidieron abandonar la fábrica, por su propio pie o utilizando autobuses del gobierno para llevarlos a casa. Foxconn ofreció cinco incentivos para las personas que cambiaron de opinión y volvieron a trabajar.

El fabricante del iPhone no ha revelado el número de casos de COVID que han habido. Según los informes, la compañía minimizó los peligros de contraer el virus, compartiendo declaraciones de expertos médicos en la plantilla de trabajadoras.

Algunas personas no creían que las personas que se reincorporaban al trabajo después de la cuarentena hubieran dado aún negativo. En cambio, un rumor afirmaba que se trataba de un plan para mezclar a pacientes con COVID con personas sanas para promover la inmunidad de grupo.

Con este episodio se pone de relieve la tensión entre la necesidad de continuar la actividad comercial y el deseo de China de mantener la política de 0 COVID-19. En gran parte del mundo, parece que la pandemia de la COVID-19 está ya bajando, pero en China la situación aún no ha vuelto a la normalidad.

Apple must investigate Zhengzhou's Foxconn factory
CHANGE.ORG -> Apple must investigate Zhengzhou’s Foxconn factory

Se ha organizado una petición de firmas para pedir que Apple asuma su responsabilidad social para investigar a fondo el incidente en la fábrica de Foxconn de Zhengzhou. Pedimos que se responda a estas preguntas bajo una investigación independiente autorizada por Apple:

  1. A mediados de octubre se produjeron brotes en la fábrica, creando condiciones duras que afectaron, incluso, a quienes no estaban infectados.
    ¿Por qué Foxconn esperó hasta el 30 de octubre para reconocer esto?
    ¿Qué escondía Foxconn, y por qué?

  2. ¿Cuántas trabajadoras de Foxconn contrajeron COVID-19 en octubre?

  3. ¿Cuántas trabajadoras de Foxconn murieron en octubre?
    ¿Cuáles son las causas de la muerte?

  4. ¿Quién autorizó la orden de prohibir a las trabajadoras salir de la fábrica en octubre?
    ¿Cuál fue el motivo?

  5. ¿Por qué no se dieron suministros médicos a las trabajadoras infectadas?

  6. ¿Por qué hubo casos en la distribución de productos de primera necesidad en la zona de fábrica?

  7. ¿Cuáles eran los estándares de Foxconn para las condiciones de vivienda de las trabajadoras durante el aislamiento?
    ¿Cuántas personas quedaron aisladas en octubre?

  8. ¿Por qué no había suficientes zonas de aislamiento equipadas con suministros básicos adecuados para las trabajadoras?

  9. ¿Cuántas trabajadoras temporales contrata actualmente la fábrica Foxconn de Zhengzhou?
    ¿Por qué no tienen otro tipo de contrato?

  10. ¿Existen indicios de trabajo forzado durante el período de producción en circuito cerrado?

  11. ¿Existen trabajadoras cuyos movimientos han sido restringidos por la fuerza durante el período de producción en circuito cerrado?
    ¿Cuáles eran las personas que implementaban estas políticas?

Firma aquí la petición para pedir que Apple asuma su responsabilidad social para investigar a fondo el incidente en la fábrica de Foxconn de Zhengzhou

 

Fuentes:

Vídeos:

Como cuidar tu móvil este verano

publicado en: Noticias | 0
Foto cc: Vanessa Garcia

El 80% de la huella de carbono de nuestros dispositivos electrónicos se produce en la fase de producción, durante la extracción de materias primas, el transporte, la fabricación de las diferentes piezas, el montaje, y la distribución a los puntos de venta.

Además, por la fabricación de cada dispositivo son necesarias materias primas, muchas de las cual se extraen por medio de la minería. La minería tiene fuertes impactos ambientales, como la pérdida de biodiversidad, la contaminación de suelos, la deforestación; y también sociales, como el desplazamiento de las comunidades que viven en los territorios donde se turban estos recursos, la financiación ilegal de armas por parte de grupos armados en territorios en conflicto, precarias condiciones de trabajo a las minas, inseguridad y exposición a tóxicos, y trabajo infantil en muchos casos. A la fase de fabricación, también encontramos fuertes vulneraciones de derechos humanos y laborales, sobre todo en mujeres, quienes forman la mayoría de trabajadoras a las cintas de montaje en muchas fábricas. Entre estas vulneraciones, encontramos excesivas horas de trabajo, salarios precarios, represión de la sindicalització, exposición en tóxicos, entre otros.

Cuando nuestros dispositivos se estropean, o los reemplazamos por unos de nueces, los impactos continúan: alta contaminación provocada por los vertederos de residuos electrónicos, derroche de recursos, exportación de residuos a países sin una infraestructura adecuada de reciclaje…

Por todos estos motivos, una de las maneras más eficaces por parte de las consumidoras para reducir esta huella de carbono, y los impactos asociados a la producción y el consumo de dispositivos electrónicos, es intentando alargar la vida útil del dispositivo al máximo.

Por otro lado, durante el tiempo que usamos estos dispositivos, podemos volvernos muy vulnerables en cuanto a la privacidad de nuestros datos si no tenemos cuidado sobre qué accesos damos a nuestra información a internet.

El verano es una época del año en la cual podemos pasar más tiempo fuera de casa haciendo actividades al aire libre. Las temperaturas son más altas, y a menudo pasamos tiempos refrescándonos cerca del agua. También tenemos más tiempo libre para conectarnos en el internet durante los días de vacaciones, y es posible que pasemos unos días de visita en un otra ciudad o país. El verano, por lo tanto, es una época en la cual tanto nuestros datos, como nuestros teléfonos y tamblets, están más expuestos a diferentes tipos de riesgos. Desde la campaña Electrónica Justa compartimos algunos consejos prácticos para proteger nuestros dispositivos y nuestros datos!

– ¡Cuidado con el calor! La mayoría de dispositivos están diseñados para funcionar entre 0 °C y 35 °C, así que deja tu dispositivo siempre a la obra, y no lo dejes adentro del coche en días de mucho calor, puesto que puede dañarlo! Evita utilizarlo en momentos de mucho calor, apagándolo, o dejarlo sobre una superficie calentada por el sol. Si se ha calentado, déjalo enfriar a la sombra sin carcasa, y no pongas aire frío ni lo metas a la nevera… el frío también puede dañarlo!

– Ten cuidado con la arena… del mismo modo que el polvo es una gran enemiga de nuestros dispositivos, también lo es la arena! Intenta usarlo con las manos limpias, y protégelo de las ráfagas de viento.

– Vigila con el agua: mantén tu dispositivo lejos del agua o usara una funda protectora.

– Apágalo: es recomendable apagar tu dispositivo al menos 1 vez por semana, aunque sean unos según, y no tenerlo siempre encendido. Así además también podrás desconectar más de internet y las aplicaciones, y conectar contigo misma, las personas de tu alrededor y la natura!

– Cuida la batería: es recomendable acostumbrarse a no dejar que el móvil llegue a niveles de batería demasiada bajos, ni tampoco sobrecargar la batería. El aconsejable con el tipo de baterías actual es cargarlos entre un 30% y un 80%. Si apagas las funcionalidades que no uses en cada momento (Bluetooth, wifi, GPS, etc.) evitarás el sobrecalentamiento, ahorrarás datos, ¡y también batería! También puedes ajustar la brillantez de la pantalla si quieres ahorrar batería, tus ojos lo agradecerán!

– ¡Ahora tienes tiempo para hacer espacio! Es mejor que no rellenes demasiado la memoria de tu dispositivo, puesto que puede empeorar el funcionamiento… Borra las aplicaciones que no usas, y si puedes, deja un 25% de memoria libre.

– Precaución con el uso de redes wifi abiertas: Las redes abiertas pueden ser una manera de ahorrar datos, pero también pueden ser inseguras, puesto que son de muy fácil acceso por terceros. Intenta evitarlas!

– Ojos muy abiertos a todas horas: en verano, sobre todo en las ciudades, se incrementan los robos a turistas (y no turistas!). No lleves tu dispositivo en bolsillos accesibles o en las manos, ni lo posisi encima de la tabla del bar…

– Fez una copia de seguridad de todo el importante para salvar la información en caso de perder tu dispositivo o que te lo roben.

– Familiarízate con las aplicaciones de busca que protegen tu dispositivo: muchas marcas incorporan aplicaciones que se pueden activar para rastrear tu teléfono en caso de robo o pérdida, hacer un borrado de datos, o bloquear la opción de apagar… Sino, también las puedes descargar. Si pierdes o te roban el dispositivo, tendrás que actuar bien rápidamente, así que vale más que sepas cómo usarlas.

– Asegura tu dispositivo, pero no de cualquier manera! Si ya dispones de un seguro del hogar, consulta si cubre el robo. Desde SETEM te recomendamos que contrates todos tus seguros con aseguradoras que trabajen con criterios éticos y de sostenibilidad. ¡Busca la tuya!

– Utiliza un móvil viejo: Si quieres desconectar y protegerte de robos, siempre puedes rescatar un móvil viejo más sencillo que todavía funcione. Si no piensas hacer uso, llévalo en su punto de recogida de SETEM en horario de atención al público! Nosotros los usamos para talleres de reparación a escuelas, los damos a diferentes iniciativas, o nos aseguramos que lleguen a las empresas de inserción laboral que se dedican a la gestión de residuos electrónicos y que hacen el máximo para conseguir repararlos, dando trabajo a personas en riesgo de exclusión social, como por ejemplo Solidança o Trastos.

– Comparte estos consejos con amigas, amigos y familia.

El Parlamento Europeo se posiciona sobre la capacidad de extracción y reemplazo de las baterías de nuestro dispositivos

publicado en: Noticias | 0

Publicado por Chloé Mikolajczak
Campaña Derecho a la Reparación en Europa

Noticia original

Esta semana, el Parlamento Europeo ha votado a favor de que las baterías sean más sostenibles, incluyendo que sean extraíbles y reemplazables. Los eurodiputados votaron en el pleno su informe sobre el reglamento de baterías propuesto por la Comisión Europea en 2020. Adoptaron una posición ambiciosa sobre la cuestión de la extraíble y reemplazable de las baterías, un aspecto clave para ampliar la vida útil de los productos electrónicos vendidos en Europa. Sin embargo, esto no significa que las baterías sean reemplazables por el usuario en un futuro próximo, ya que esto solo representa la posición del Parlamento y todavía hay que luchar por un reglamento final y ambicioso con el Consejo.

Otra herramienta en la caja de herramientas del derecho a la reparación

Aunque el reglamento abarcará muchos aspectos del ciclo de vida de las baterías, como la diligencia debida, la huella de carbono de la fabricación, la recogida, el reciclaje y el uso de contenido reciclado, así como un etiquetado claro, también se espera que aborde su capacidad de extracción y sustitución.

Dado que las baterías de litio se encuentran en todo tipo de productos, desde teléfonos inteligentes hasta scooters, coches eléctricos y almacenamiento de energía para redes inteligentes, es absolutamente esencial garantizar que puedan ser retiradas y sustituidas cuando fallen, para asegurar que los productos puedan durar más tiempo y evitar residuos innecesarios.

Además, el informe pide que el usuario pueda sustituir las baterías en todos los aparatos electrónicos de consumo y medios de transporte ligeros. Si esto se convierte en ley, los fabricantes que venden estos productos en la UE ya no podrán alimentarlos con baterías integradas. En el caso de las bicicletas y los scooters eléctricos, los eurodiputados piden que se permita la sustitución de las baterías por parte de talleres independientes, así como que se impida el uso de software para bloquear la sustitución de las baterías u otros componentes clave.

El informe del Parlamento también pide que las baterías de los aparatos electrónicos de consumo y los medios de transporte ligeros estén disponibles como piezas de recambio durante un mínimo de 10 años después de la comercialización del último modelo.

Aún queda mucho camino por recorrer

Con esta votación, el Parlamento Europeo adopta una posición ambiciosa sobre la posibilidad de retirar y sustituir las baterías, en línea con sus recientes votaciones en las que pedía el derecho a la reparación.

El siguiente paso son las negociaciones entre el Consejo y el Parlamento sobre sus respectivas posiciones y enmiendas a la propuesta de la Comisión. Sin embargo, la posición actual del Consejo sobre la posibilidad de retirar las baterías es extremadamente débil y un compromiso corre el riesgo de diluir la ambición inicial de hacer que las baterías sean extraíbles y reemplazables para todos los productos electrónicos vendidos en la UE y que estén disponibles como piezas de repuesto. De hecho, el texto actual del Consejo planea una vaga laguna para los productos utilizados en «condiciones húmedas», solo considera el paquete de baterías como una unidad y no los componentes que lo crean, no garantiza que las baterías deban estar disponibles como piezas de repuesto ni aborda el uso de programas informáticos para impedir su sustitución y reparación.

La decisión final sobre la posición del Consejo debería tomarse durante el Consejo de Medio Ambiente del 17 de marzo.

Mientras tanto, si las negociaciones van bien, el reglamento podría adoptarse en 2022. Sin embargo, la fecha de «entrada en vigor» está aún muy lejos y el plazo para que las medidas concretas se conviertan en ley en los Estados miembros sigue sin estar claro. El informe del Parlamento pide que las medidas sobre la retirada de las baterías se apliquen a partir del 1 de enero de 2024. Pero el último documento del Consejo sugiere un retraso de entre 12 y 24 meses para estas medidas a partir de la fecha de entrada en vigor con el fin de dar tiempo suficiente a la industria para adaptarse. Esto podría llevar a que la aplicación de los requisitos de reparabilidad se produzca mucho más adelante, posiblemente en 2026 o incluso después.

 

Serbia: La ola de protestas logra victorias contra la minería del litio

publicado en: Noticias | 0

Resumen de la noticia de Francisco Norega in guilhotina.info

En las últimas semanas, Serbia ha visto estallar un movimiento masivo de resistencia contra los planes de extracción de litio, que la población considera un riesgo para la tierra y el agua, en un país ya marcado por altos niveles de contaminación. Después de tres semanas consecutivas de protestas nacionales, la creciente movilización popular se ha anotado varias victorias.

Para fomentar el crecimiento económico, el gobierno serbio ha puesto recientemente los recursos minerales a disposición de los inversores extranjeros como Rio Tinto y el grupo minero chino Zijin. Rio Tinto pretende abrir una mina de litio de unas 400 hectáreas en una zona agrícola junto al río Jadar, a 14 km de Loznica, una ciudad de 20.000 habitantes en el oeste de Serbia.

La empresa asegura que se trataría de una «mina verde», que cumpliría toda la normativa medioambiental serbia y europea, y que el proyecto crearía 2.000 empleos durante la construcción y 1.000 permanentes. Sin embargo, estas promesas no convencieron a la población, que está preocupada por la destrucción que deja la actividad minera y la contaminación de la tierra y el agua.

En el centro de las protestas existían también dos proyectos legislativos que, según los manifestantes, pretendían facilitar la explotación del litio por parte de las multinacionales mineras. La nueva Ley de Expropiación permitiría la expropiación forzosa de terrenos por parte del Estado cuando los proyectos se consideraran de interés público, en un plazo de sólo ocho días.

Los críticos de esta ley indicaron que es inaceptable que el gobierno tenga derecho a hacer la declaración de interés público de forma poco transparente, arbitraria y sin criterios definidos. Por otra parte, la reforma de la Ley de Referéndum impediría a la práctica que los grupos y movimientos lanzaran iniciativas de referéndum al crear una tasa administrativa elevada para este tipo de iniciativas populares. También permitiría que las consultas se consideren válidas incluso cuando la participación fuese inferior al 50%.

Grupos ecologistas y de la sociedad civil afirmaron que estas leyes permitirían al gobierno y empresas eludir el descontento popular y las preocupaciones medioambientales y avanzar más rápidamente con proyectos como el de Río Tinto.

Por todos estos motivos, por segundo sábado consecutivo, el 4 de diciembre, nuevas protestas tomaron las calles de Serbia. En total, los manifestantes se reunieron en más de 60 puntos de ciudades, pueblos y carreteras de todo el país. Fue la mayor ola de protestas coordinadas en Serbia en más de 20 años. Decenas de miles de personas enviaron un claro mensaje al gobierno para que detenga el proyecto de Río Tinto en Jadar y todos los demás proyectos de extracción de litio.

El movimiento Kreni-promeni, uno de los grupos organizadores de las protestas, hizo un llamamiento a la población a bloquear carreteras, puentes y calles durante una hora más todos los sábados hasta que se acepten las demandas.

Ante la magnitud de las protestas, el gobierno acabó anunciando unos días después, el 8 de diciembre, que retiraba la ley de expropiación del parlamento, por ser reexaminada y modificada por parte del Presidente, y la posterior apertura de un amplio debate público con la participación de trabajadoras, asociaciones profesionales, representantes de las empresas y la sociedad civil.

La fuerte presión popular y la amenaza de una nueva ronda de protestas y bloqueos provocaron otra concesión de las autoridades: dos días después, el viernes, el Parlamento aprobó las enmiendas a la ley del referendo a propuesta del gobierno. No sólo se eliminó la tasa administrativa para las iniciativas de referéndum popular y se permitió la participación de los grupos proponentes en el órgano que realiza la consulta, sino que se estableció que un referéndum sobre el mismo tema no puede repetirse durante un período de 4 años ni el parlamento puede tomar una decisión distinta a la del referéndum para el mismo período.

Sin embargo, a pesar de que el grupo Kreni-Promeni dijo que las principales reivindicaciones se habían cumplido y que, por tanto, no tendría sentido seguir en la calle, otros grupos y movimientos mantuvieron las convocatorias de protestas para el día siguiente, sábado. Pese a las concesiones, la lluvia y el frío, y aunque en menor número que en los sábados anteriores, miles de personas volvieron a salir a la calle el 11 de diciembre y volvieron a bloquear el tráfico en la capital y otras ciudades.

El 16 de diciembre, el movimiento logró otro avance: el consejo municipal de Loznica aprobó la suspensión del plan de desarrollo que permitía a Rio Tinto extraer litio en la región de Jadar.

Más información

Las baterías no reemplazables son malas noticias para el medio ambiente y las consumidoras

publicado en: Noticias | 0

Escrito por Chloé Mikolajczak – Activista, Right to Repair Europe

La mayoría de las baterías no se pueden quitar, reemplazar o reparar fácilmente, lo que reduce la vida útil del dispositivo.

¿Quieres comprar un teléfono inteligente, una bicicleta eléctrica o algún otro producto que incluya una batería recargable estas Navidades? Esta nueva investigación, llevada a cabo por la campaña Right to Repair en colaboración con EEB y la Universidad de Lund, demuestra que la mayoría de las baterías en los productos actuales no se pueden quitar, reemplazar o reparar fácilmente, lo que resulta en una vida útil más corta del dispositivo, y una pérdida de recursos raros y valiosos, materiales y miles de millones en gastos de consumo innecesarios.

Las baterías se pueden encontrar en la mayoría de los productos actuales, desde teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles y tabletas, hasta bicicletas eléctricas y scooters, y las estimaciones muestran que la demanda continuará creciendo en la próxima década (hasta un 60% para baterías en electrónica de consumo y un 15% para baterías eléctricas de bicicletas y scooters para 2030).

Sin embargo, en un momento en el que Europa afirma ser líder en cuestiones climáticas y de sostenibilidad, demasiadas baterías no son reemplazables o reparables, lo que reduce la vida útil del producto, aumenta el desperdicio electrónico, la pérdida de materias primas críticas y gastos innecesarios para los consumidores.

Estos son algunos de los hallazgos del informe publicado hoy por el European Environmental Bureau, la campaña Right to Repair e investigadores de la Universidad de Lund.

Diferentes productos, mismos

desafíos

Cuando el rendimiento de una batería se ralentiza, no significa que deba desecharse todo el dispositivo. Repararlo o reemplazarlo permite a los consumidores seguir usando su producto, evitando un desperdicio electrónico innecesario y la compra de un reemplazo completo. Sin embargo, la investigación ha encontrado que existen muchos desafíos para acceder a las baterías para poder reemplazarlas o repararlas.

Las carcasas de batería soldadas o pegadas, por ejemplo, imposibilitan el acceso a la pieza defectuosa, mientras que los bloqueos de software, en particular para las bicicletas eléctricas, evitan que los reparadores independientes realicen reparaciones y la escasez de repuestos y herramientas hace que sea imposible reparar o reemplazar las baterías.

Baterías reemplazables: buenas para el planeta, buenas para las personas

El estudio encontró que la falla de la batería es uno de los problemas más comunes para muchos productos electrónicos de consumo y, a menudo, el primer componente que falla en bicicletas eléctricas y scooters. El 42% de los teléfonos inteligentes y el 27% de las reparaciones de ordenadores portátiles están relacionadas con el reemplazo de la batería.

“Esto es extremadamente preocupante, ya que la duración promedio de la batería de estos productos es de alrededor de 3 años y la mayoría de los reparadores con los que hablamos dijeron que el riesgo de dañar un dispositivo mientras se quita la batería ha aumentado. Esto sugiere que una cantidad significativa de dispositivos se están desechando prematuramente debido a fallos de la batería.»

 

Chloé Mikolajczak, activista, Right to Repair Europe

Por el contrario, los beneficios de las baterías extraíbles reemplazables son numerosos. Por ejemplo, si todos los teléfonos y tabletas nuevos vendidos en la UE en 2030 tuvieran baterías fácilmente extraíbles y reemplazables, se podrían ahorrar 674,834 toneladas de CO2, no se gastarían € 19,8 mil millones como resultado del reemplazo innecesario de 39 millones de dispositivos. Tampoco se perderían las materias primas críticas que se necesitan con urgencia para la transición energética, como el cobalto y el indium.

De manera similar, hacer que las baterías sean fáciles de quitar aumentaría sus tasas de recolección y reduciría los riesgos de seguridad asociados con el reciclaje. Actualmente, se estima que el 80% de las baterías en las instalaciones de desechos se eliminan manualmente y los recicladores informan que la extracción de las baterías se ha vuelto cada vez más complicada, lo que resulta en tasas más bajas de eliminación y reciclaje.

Otra consecuencia de la mayor dificultad para retirar las baterías es el número de incendios en las instalaciones de reciclaje. Un informe reciente sobre la escala de incidentes de incendios en la UE que encuestó a más de 100 empresas de 20 países encontró que 1/3 de los recicladores encuestados informaron incidentes de incendios muy graves en relación con baterías defectuosas.

Esta es la razón por la que una coalición de reparadores de baterías y dispositivos electrónicos, la industria del reciclaje y ONG ambientales que representan al menos a 500 organizaciones publicamos hoy una declaración conjunta en la que instamos a la Comisión Europea a tomar medidas para obtener más baterías extraíbles, reemplazables y reparables en el próximo reglamento de baterías.

Es hora de una regulación ambiciosa

De hecho, el momento es fundamental. La Comisión Europea ha propuesto un “Reglamento de baterías” que tiene como objetivo abordar todo el ciclo de vida de las baterías desde la cadena de suministro hasta su eliminación, en un intento por hacerlas más sostenibles. La propuesta, actualmente en manos del Parlamento Europeo y del Consejo, aborda la posibilidad de retirar las baterías, pero no aborda cuestiones clave como: incluir vehículos eléctricos ligeros en el alcance de la normativa, abordar la disponibilidad de repuestos, prevenir bloqueos de software y evitar exenciones y lagunas innecesarias.

“Si bien hay muchas empresas que trabajan para reemplazar, reparar y reciclar baterías de dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes y bicicletas eléctricas, el diseño de productos y el software deficientes hacen que esto sea cada vez más desafiante o imposible. Los fabricantes están desperdiciando recursos valiosos y obligando a los consumidores a reemplazar los dispositivos antes de que lo necesiten. El Consejo y el Parlamento Europeo que ahora negocian el Reglamento Europeo de Baterías tienen el poder de abordar todas estas cuestiones».

 

Pierre Schweitzer, responsable de políticas de política de productos en EEB,

Foto de Frankie en Unsplash

Victoria sindical para las personas trabajadoras turcas que producen teléfonos inteligentes Xiaomi

publicado en: Noticias | 0

– Cuando Salcomp Turkey, quien produce teléfonos inteligentes para la empresa china Xiaomi, el segundo mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, despidió a 170 trabajadoras por el hecho de unirse a un sindicato, los miembros del sindicato tomaron medidas.

– Finalmente, a finales de septiembre de 2021, Salcomp acordó la reincorporación de todas las personas trabajadoras despedidas.

El mes pasado, las trabajadoras de Salcomp decidieron unirse a Turk Metal, filial de Industrial Global Union. A cambio, la dirección de la empresa puso en marcha una campaña contra los sindicatos; las personas trabajadoras fueron intimidadas, amenazadas y 170 sindicalistas fueron despedidas. Alrededor del 80% de las trabajadoras despedidas fueron mujeres.

Cuando las personas trabajadoras protestaron contra la explosión del sindicato por motivos de la empresa, la dirección respondió cerrando todas sus puertas. Según los informes, las trabajadoras del interior de la fábrica no podían utilizar los lavabos y se prohibió el uso de sus teléfonos móviles, cortando la comunicación con otras trabajadoras.

Pero después de seis días las protestas dieron resultado. La dirección de Salcomp acordó la reincorporación de todas las sindicalistas despedidas, retirarse de la demanda que impugnaba el certificado CBA emitido por el Ministerio de Trabajo e iniciar las negociaciones colectivas el 1 de octubre.

“Cuando nos juntamos, ganamos. Gracias a la acción y atención de la solidaridad internacional, se ha reconocido el derecho de organización de los trabajadores”.

comentó Pevrul Kavlak, presidente de Türk Metal y miembro del Comité Ejecutivo de IndustrialALL.

«Felicitamos a Türk Metal y sus miembros por esta victoria sindical y damos la bienvenida al compromiso de la empresa para participar en un diálogo social genuino».

dice Atle Høie, secretario general de IndustruALL.

Xiaomi es una empresa multinacional de electrónica fundada en abril de 2010 y con sede en Pekín. Xiaomi realiza una amplia gama de productos electrónicos, tales como teléfonos inteligentes, ordenadores portátiles, electrodomésticos y electrónica de consumo.

Reposteado desde la web de IndustriALL, miembro de Good Electronics.

«Cumpliendo con la diligencia debida» – Una oportuna serie educativa

publicado en: Noticias | 0

Electronics Watch, IndustriAll Global UnionFair Trade Advocacy Office y Rethinking Value Chains se unen para ofrecer una serie educativa sobre diligencia debida en derechos humanos y medioambiente.

La nueva serie de seminarios web desarrollará una comprensión de la diligencia debida que puede beneficiar a las personas trabajadoras y a las comunidades de una manera significativa, medible y transparente. Mostraremos como los compradores públicos pueden aplicar y exigir esta diligencia debida en su proceso de contratación.

Los compradores públicos ya tienen en cuenta el impacto social y medioambiental de sus adquisiciones. La idea de la diligencia debida en materia de derechos humanos y medio ambiente (HREDD por sus siglas en inglés) es cada vez más importante en sus actividades, lo que plantea a los compradores públicos el reto de cómo verificarla y aplicarla la. Pero, ¿qué es la diligencia debida? Y cómo puede medirse y aplicarse?

Con esta serie queremos aportar información al debate en torno a la propuesta de la Comisión Europea sobre la obligatoriedad de la HREDD.

Durante seis sesiones se tratarán los aspectos centrales de la HREDD y su papel en la contratación pública, desde la verificación, la aplicación y la remediación, hasta las políticas y prácticas, así como los servicios de apoyo a los compradores públicos.

Lunes, 22 de noviembre de 2021, 13:00-14:30 CET

1. Alcance de la diligencia debida: Niveles, riesgos y transparencia

Entre los ponentes de la primera sesión se encuentran:

  • Heidi Hautala, diputada del Parlamento Europeo, miembro de la Comisión de Comercio Internacional y de la Subcomisión de Derechos Humanos, fundadora del grupo de trabajo del Parlamento Europeo para la Conducta Empresarial Responsable
  • Kan Matsuzaki, Secretario General Adjunto, Director de TIC, Electrical and Electronics, Shipbuilding and Shipbreaking, IndustriALL
  • Kristin Tallbo, Estratega de Sostenibilidad, Central de Compras de Adda, Suecia
  • Alejandro García Esteban, Responsable de Políticas, Coalición Europea para la Justicia Corporativa
  • Matthew Galvin, Director de Compras Responsables, Autoridad del Gran Londres, Inglaterra

Haga clic aquí para obtener más detalles y para inscribirse.

Más allá de las soluciones tecnológicas a la crisis climática

publicado en: Noticias | 0

Hoy, seis días antes del inicio de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, COP 26, Electronics Watch publica dos películas centradas en la extracción de níquel, un mineral clave para las baterías de los vehículos eléctricos y la infraestructura de energía renovable.

Producidos en colaboración con el Pacific Asia Resource Center y Friends of the Earth, Japón, con el apoyo de Bread for all, Un grito desde Palawan – El coste ambiental y social de la transición energética y Qué está en juego detrás de la transición energética? – El coste real de la minería del níquel en Filipinas demuestran vívidamente la necesidad de una transición justa para alcanzar los objetivos climáticos.

Nos enfrentamos a una paradoja climática: las mismas industrias que son necesarias para salvar el clima también la amenazan. Las baterías son esenciales para la transición climática. Según la Alianza Mundial de Baterías y el Foro Económico Mundial, las baterías pueden permitirnos realizar el 30% de las reducciones de carbono requeridas en los sectores del transporte y la energía según el acuerdo de París. Las baterías de los vehículos eléctricos requieren minerales como el níquel, el cobalto y el litio y dependen de los semiconductores. Por lo tanto, tanto la industria minera como la de los semiconductores son fundamentales para alcanzar nuestros objetivos climáticos.

Sin embargo, la extracción de minerales clave para las baterías ha destruido los hábitats locales y ha provocado la deforestación. La industria de los semiconductores requiere enormes cantidades de energía y agua, y ambas generan residuos peligrosos.

Electronics Watch también ha identificado graves violaciones de los derechos de las personas trabajadoras en ambas industrias. Los semiconductores se fabrican en Malasia, Taiwán y China, donde el trabajo forzado relacionado con la contratación de trabajadores inmigrantes es preocupante. Las fábricas de semiconductores de segunda línea (pruebas y montaje) utilizan cientos de productos químicos tóxicos que ponen en peligro a los trabajadores y trabajadoras y a las comunidades. La extracción de minerales esenciales también expone a menudo a los trabajadores a condiciones de trabajo inseguras. Además, pueden sufrir represalias si intentan proteger sus comunidades y entornos locales y defender sus derechos.

Cuando estas industrias esenciales para la transición energética ayudan y perjudican al mismo tiempo, las soluciones tecnológicas a la crisis climática son difíciles de conseguir. Pero nuestra pregunta es: Podemos ayudar a resolver la paradoja climática reforzando los derechos de las comunidades y de las personas trabajadoras de la industria minera y de los semiconductores? Dicho de otro modo: Son la reducción de las emisiones y el respeto de los derechos de las partes interesadas dos caras de la misma moneda? Creemos que la respuesta es sí. Así, la crisis climática requiere una transformación social y medioambiental, no solo un cambio tecnológico.

Los videos «Un grito desde Palawan, Filipinas» y «¿Qué está en juego detrás de la transición energética?«, defienden la transición social y medioambiental que se necesita urgentemente hoy en día. Señalan que el mundo necesita níquel para la transición energética, pero esta no puede producirse a costa de la deforestación y la destrucción de los hábitats locales, como la que se observa en esta hermosa isla, Palawan. Aquí, una Transición Justa significaría que la población indígena local y los trabajadores y trabajadoras tengan voz e influencia colectiva sobre la expansión de las zonas de extracción de níquel. Estas personas sufren las consecuencias de la destrucción de los hábitats locales. Son las personas más inmediatamente impactadas por las operaciones mineras y, por tanto, las que más fervientemente articulan la necesaria perspectiva social y medioambiental que los beneficiará no solo a ellos sino a todas nosotras.

La idea de que las personas afectadas por el desarrollo de las minas o las condiciones de las fábricas deben tener una voz significativa en estas industrias está firmemente arraigada en el movimiento sindical internacional desde hace siglos.

Más recientemente, los instrumentos internacionales que regulan la diligencia debida en materia de medio ambiente y derechos humanos exigen a las empresas un compromiso efectivo con las partes interesadas, como las personas trabajadoras y las comunidades afectadas, para identificar el impacto adverso en las cadenas de suministro y desarrollar soluciones.

«Compromiso de las partes interesadas» no es más que el término actual en el ámbito de las empresas y los derechos humanos para referirse a la tradición del diálogo social: la comunicación y la negociación efectiva en ambos sentidos entre los representantes de las empresas y los trabajadores y trabajadoras (y a veces los gobiernos) sobre cuestiones de interés común.

Para hacer realidad el potencial de las baterías, un diálogo social efectivo basado en los valores de la interdependencia y la solidaridad globales debe ser una parte clave de la transformación social y medioambiental fundamental que necesitamos ahora. Ha llegado el momento de que los trabajadores y las comunidades afectadas de Palawan y de otros lugares puedan influir y dar forma a sus entornos locales. El futuro de la crisis climática depende de ello.

              Més informació aquí.

Un grito desde Palawan, Filipinas

Qué está en juego detrás de la transición energética

16 de octubre Día Internacional de la Reparación

publicado en: Noticias | 0

Para el día de la Reparación de 2021, Reparamos el Planeta!

Este mes de agosto de 2021, el IPCC publicó un nuevo informe demoledor sobre la crisis climática que ha hecho patente la urgencia de trabajar por el movimiento del Derecho a Reparar. En este contexto, hoy Día Internacional de la Reparación, queremos lanzar un mensaje importante y que quede claro: reparar reduce las emisiones de carbono.

Pero, ¿qué tiene que ver la reparación con las emisiones de carbono?

Uno de los principales contribuidores a las emisiones de carbono es la fabricación de productos, la cual cosa incluye a los dispositivos electrónicos. Desde la extracción de recursos minerales, el procesamiento de materiales, hasta el transporte de productos, la mayor parte de la huella de carbono de nuestros dispositivos ocurre antes de que los encendamos.

Según datos de las Naciones Unidas, «la extracción y el procesamiento de recursos naturales representan aproximadamente el 50% del total de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) producidas globalmente. Adicionalmente, si se mantienen las tendencias actuales de consumo de productos, incluidos los dispositivos electrónicos, las emisiones de gases de efecto invernadero provenientes de la extracción de recursos y de su procesamiento aumentarán un 43% desde 2015 hasta el 2060.»


Para acercarse un poco más a nuestra realidad, miramos a nuestros propios dispositivos. Se estima que el 79% de la huella de CO2 de tu teléfono inteligente ha ocurrido antes que tú lo hayas utilizado. Este porcentaje sube hasta el 84% en el caso de una batidora. Esto pone en evidencia el impacto que tiene sobre nuestra huella de carbono comprar productos nuevos en vez de repararlos o comprarlos de segunda mano.

Cuando nosotras, como personas consumidoras, reparamos un dispositivo roto, nos ahorramos tener que comprar uno nuevo, evitando la generación de nuevas emisiones, residuos y desperdicio de recursos. Los datos que nos aporta el European Environmental Bureau son reveladores: extender la vida útil del conjunto de teléfonos inteligentes, portátiles, lavadoras y aspiradoras de la Unión Europea en 5 años ahorraría casi 10 millones de toneladas de emisiones de CO₂ anuales para 2030.

Ante estos datos, es evidente que reducir las emisiones del consumo de productos electrónicos a escala global tendría un impacto significativo en la reducción total de emisiones necesaria para relentizar el calentamiento del planeta y mitigar la crisis climática. Para ello, es imprescindible que el Derecho a Reparar sea un derecho reconocido y amparado por la ley. Este es el objetivo del movimiento #RightToRepair y las iniciativas y miembros que lo integramos.

Para poder reparar nuestros aparatos, necesitamos disponer de una mejor legislación que garantice el acceso a todos a piezas de repuesto y en manuales de reparación; actualizaciones de seguridad y software a largo plazo, y requisitos que garanticen que los productos sean diseñados para durar y poder ser reparados.

Este 16 de octubre, apostamos más que nunca por el Derecho a Reparar de todos y todas, y por un mundo más sostenible!